V Congreso PCC

Del 8 al 10 de octubre de 1997

El 16 de abril de 1997, José Ramón Machado Ventura, Vicepresidente del Consejo de Estado en ese momento, actualmente Primer Vicepresidente del Consejo de Estado y de Ministros, da lectura a la Convocatoria del V Congreso del PCC ,  en el acto efectuado en la Plaza de la Revolución de Santa Clara, con motivo del aniversario de la Proclamación del Carácter Socialista de la Revolución Cubana.

En el discurso de convocatoria se expresan en síntesis  los principales aspectos de la labor de la organización política de vanguardia de la sociedad cubana desde su último Congreso, así como las tareas principales para su proyección en los próximos años. Como eje temático fundamental fue expuesto que “Nuestro V Congreso fortalecerá la unidad del pueblo de Cuba que enfrenta sin vacilaciones la feroz guerra económica, la subversión ideológica y las presiones y amenazas de todo tipo de los imperialistas yankis”. [1]

Raúl Castro Ruz, Segundo Secretario del PCC, ratifica estas palabras en el  discurso pronunciado en la clausura del propio acto.

El período transcurrido desde 1991, cuando tuvo lugar el IV Congreso del Partido, estuvo marcado por la desintegración de la URSS y la desaparición del campo socialista, hechos que, además de ocasionar graves consecuencias a escala universal, provocaron serios trastornos en el desenvolvimiento de la economía cubana que desembocaron en el Período Especial en Tiempos de Paz.

Tal coyuntura y la creencia de que las dificultades económicas del Período Especial serían el escenario ideal para recrudecer el bloqueo económico, financiero y comercial y tratar de destruir la Revolución, hicieron al gobierno de Estados Unidos poner en vigor, el 24 de octubre de 1992, la llamada Ley Torricelli y ante su evidente fracaso  promulgar, casi cuatro años después, la  Ley Helms-Burton, con la intención de internacionalizar el cerco contra Cuba.

Esa administración norteamericana lleva a cabo una verdadera guerra económica contra Cuba que ha incluido presiones de todo tipo sobre gobiernos, organismos económicos y financieros internacionales, empresas e individuos. De ahí que existan probadas evidencias  de los actos terroristas contra nuestro país que han ocasionado sensibles afectaciones a animales, cultivos y a la propia población, ejemplo de esto es la enfermedad hemorrágica viral del conejo en 1993, donde se sacrificaron o murieron 122.135 animales. En el año 1995 la Broca del café, considerada la peor plaga del cultivo de cafeto y en el año 1997 se realizan explosiones de artefactos en diferentes hoteles de la capital, en la que en septimbre de ese año muere el joven turista italiano Fabio Di Celmo a consecuencia de la explosión.

A pesar de ello, la agravación del Período Especial planteó la necesidad de progresar en un grupo de transformaciones de la política económica interna para asumir el reto de la supervivencia y la continuidad de la Revolución. En julio de 1992, la Asamblea Nacional aprobó las reformas constitucionales que dieron motivo a la reestructuración del comercio exterior y de las relaciones económicas externas, ya que desde 1982 existía la base legal para las asociaciones económicas con el capital extranjero. Eso condujo a que se impulsara una política de apertura a la inversión extranjeroa en la búsqueda de capital, tecnología y mercados.

Se pusieron en práctica un conjunto de medidas y transformaciones organizativas y económicas que se implementaron en el país con un amplio impacto para la población. Algunas de ellas fueron  la reducción institucional del Estado,  el incremento de precios a diversos bienes y servicios y la promulgación de un nuevo sistema tributario. A mediados de 1993, se amplía el ejercicio del trabajo por cuenta propia y en julio de ese año se decide la despenalización de la tenencia y uso de las divisas.

Por otra parte, tuvo lugar la cooperativización de una parte importante de las granjas estatales creándose las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC), entre 1993 y 1994. Así, fueron entregadas a los trabajadores alrededor de tres millones de hectáreas de tierra, en el área cañera y en la agricultura en general. Se destaca en ese ámbito la zafra azucarera de 1996, considerada por especialistas cubanos como la más eficiente desde 1985.

Se tomó la decisión de impulsar el turismo como el sector de mayor dinamismo y capacidad para generar ingresos en divisas en plazos relativamente breves y también por su potencial para propiciar la reanimación e integración de otros sectores, y estimular el empleo.

El flujo de turistas llegó al millón en 1996, cifra por primera vez alcanzada en Cuba, y los ingresos brutos totales de ese sector se elevaron a unos 1.400 millones de dólares, suma significativamente mayor que la del período precedente y con un mejor rendimiento de los costos. Otro motor de crecimiento fueronl as remesas familiares, en lo fundamental provenientes de Estados Unidos.

En el año 1997 se implementa una estrategia para cubrir la demanda de energía eléctrica y compensar la escasez de combustible, con lo que surge el Programa de Ahorro de Electrcidad en Cuba (PAEC).

A pesar de la compleja situación interna, durante el período se realizaron múltiples eventos en Cuba de impacto internacional, como  el XIV Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, celebrado en julio de 1997, y en el que participaron cerca de 11. 000 delegados, de ellos, 9.852 extranjeros de 117 países.

Así mismo, Cuba participa en eventos a nivel internacional sobresaliendo las Cumbres Iberoamericanas de Jefes de Estado y Gobierno, la XI Cumbre de NOAL en Cartagena de Indias, Colombia en 1996 y  en la misma fecha, la Conferencia Cumbre de los Países de la Asociación de Estados del Caribe (AEC) sobre Comercio Transporte y Turismo en Trinidad y Tobago.

Por otra parte, han tenido lugar importantes transformaciones en el funcionamiento de la economía mundial, como el proceso de globalización impulsado por los avances científicos y tecnológicos, la acción en gran escala de las empresas transnacionales y el auge del  neoliberalismo como teoría y práctica que tratan de imponer al Tercer Mundo las naciones más desarrolladas y los organismos económicos internacionales.

La celebración del V Congreso resultó la culminación de un proceso que comenzó desde la conclusión del IV Congreso del Partido. En el transcurso de ese período se desarrollaron una serie de actividades con el objetivo de sentar las bases para el cumplimiento de sus Resoluciones. Los principales acontecimientos de este proceso se resumen en los Antecedentes.

Antes de la celebración del V Congreso fue discutido por la población el documento “El Partido de la Unidad, la Democracia y los Derechos Humanos que defendemos”. El material constituye una plataforma ideológica y conceptual a partir de un análisis histórico-social y de un diagnóstico ajustado a nuestras circunstancias.

Fue debatido inicialmente con la militancia y luego con el resto de la población,  donde participaron seis millones y medio de cubanos mayores de 14 años. En el proceso de reflexiones el 90% de los participantes aprobó el texto sin propuestas de modificaciones o adiciones. Se formularon cerca de 20 000 planteamientos diferentes que incluyen ratificaciones, modificaciones, dudas, sugerencias, críticas y desacuerdos.

El Congreso fue iniciado el 8 de octubre, en el Palacio de Convenciones  en ocasión del trigésimo aniversario de la caída en combate del Guerrillero Heroico y con el lema central: “Este pueblo, este Partido, jamás entregarán su unidad”.

El proceso de selección de los delegados y precandidatos a miembros del Comité Central, antecedido por numerosas consultas en los colectivos laborales y comunidades de todo el país, dio como resultado la participación de 1.500 delegados,  junto a 250 invitados, quienes integraron una digna representación de la vanguardia de este pueblo.

En la presentación del Informe Central del V Congreso, el compañero Fidel Castro expuso el balance del período comprendido entre 1991 y 1997 y durante las sesiones analizó la situación económica del país y las proyecciones para los próximos años.

Este Congreso se propuso fortalecer la unidad del pueblo cubano que enfrentó sin vacilaciones la feroz guerra económica, la subversión ideológica y las presiones y amenazas de todo tipo de los imperialistas yanquis.

Como resultado del Congreso se aprobaron las siguientes Resoluciones:

Modificaciones en la Resolución sobre los Estatutos del Partido

En los capítulos V y VI de los Estatutos del Partido Comunista de Cuba, cuyas modificaciones fueron aprobadas durante el Congreso, se establece cuales son los organismos intermedios y superiores de dirección de la organización política.

Se elige el nuevo Comité Central y su Buró Político, y se ratifica a Fidel y a Raúl Castro como Primero y Segundo secretarios, respectivamente.

Buró Político

  • Fidel Castro Ruz
  • Raúl Castro Ruz
  • Esteban Lazo Hernández
  • Carlos Lage Dávila
  • Ricardo Alarcón de Quesada
  • Ulises Rosales del Toro
  • Juan Almeida Bosque
  • José Ramón Machado Ventura
  • José Ramón Balaguer Cabrera
  • Pedro Ross Leal
  • Concepción Campa Huergo
  • Abel Prieto Jiménez
  • Julio Casas Regueiro
  • Miguel Mario Díaz Canel Bermúdez
  • Leopoldo Cintra Frías
  • Pedro Sáez Montejo
  • Abelardo Colomé Ibarra
  • Jorge Luis Sierra Cruz
  • Misael Enamorado Dáger
  • Ramiro Valdés Menendéz
  • Ramón Espinosa Martín
  • Salvador Valdés Mesa
  • Yadira García Vera
  • Álvaro López Miera

El diario Granma, órgano oficial del PCC,  dejó constancia de la significación histórica del evento.

El Congreso fue clausurado el 10 de octubre de 1997. El discurso de clausura lo pronuncia Fidel Castro, quien expresa: “Del Congreso salgo con más convicción que nunca de que estamos en el camino correcto y de que nuestro pueblo preservará las cosas que más ama, los intereses que le son más sagrados…”

Consulte además:

Fuente consultada:

Partido Comunista de Cuba. Sitio Oficial. [en línea] Disponible en: http://www.pcc.cu/

Periódicos Granma. Abril-Octubre de 1997

Producto Informativo 50 Aniversario de la Revolución Cubana. Centro de Información para la Prensa. [en línea]. Disponible en: http://revolucioncubana.cip.cu/





[1] Machado Ventura, José Ramón. Convocatoria al V Congreso del Partido Comunista de Cuba. [En Línea] Disponible en http://www.pcc.cu/congresos_asamblea/v_congreso/convocatoria.pdf [Consultado: 15 de enero de 2011]