Operación Mariel

En el año 1980, en Cuba se vivía una situación de ruptura del flujo hacia Estados Unidos desde la cancelación por ese país del puente aéreo de Varadero en 1973. A partir de entonces las salidas ilegales se reiteraron, así como la acogida de estos migrantes por las autoridades inmigratorias norteamericanas. Este fue parte del escenario de los acontecimientos del Mariel en 1980, puerto a través del cual emigraron 125 000 personas.

El primero de abril de 1980 tienen lugar los sucesos de la Embajada de Perú en Cuba, donde un número determinado de individuos penetraron por la fuerza en dicha sede ocasionando daños materiales y pérdidas humanas. El propósito de tales sujetos era salir del país a través de la embajada peruana. Estos hechos provocaron el repudio de la población cubana y la decisión por parte de las autoridades de abrir el puente marítimo Mariel-Florida, para facilitar la salida hacia el exterior de los asaltantes de la Embajada.

En comparación con las primeras oleadas, el impacto de esta migración fue diferente en Estados Unidos y en especial en el sur de la Florida. No fue una emigración tan bien acogida, ni pertenecía a los mismos estratos sociales, existiendo una gran heterogeneidad social y polarización clasista, que provocó la irritación de la opinión pública norteamericana.

En particular 2,746 emigrantes del Mariel calificarían excluibles por las autoridades norteamericanas para emigrar a Estados Unidos, e incluso fueron encarcelados desde el mismo arribo, a partir de  sus antecedentes penales.

Después del  Mariel se concreta la práctica de aplicar a la emigración legal desde Cuba.

El 14 de Diciembre de 1984 Cuba y Estados Unidos firman un segundo acuerdo en un nuevo intento por organizar el proceso legal de salida de las personas que querían emigrar hacia Estados Unidos.

………………………………………….